CONTEXTO ARQUEOLÓGICO DE LOS LEONES FENICIOS (PROBABLE MONUMENTO FUNERARIO) APARECIDOS EN EL ÁREA ALEDAÑA DE LA NECRÓPOLIS PUENTE DEL NOI. Almuñécar, Granada

IN HONOREM a mi estimado amigo Antonio Berrio Alabarce

El conjunto de terreno que forman parte de la necrópolis de Puente del Noi lo forma una colina y terreno cercanos a ella. Sobre el mismo se encuentra emplazado el Instituto Antigua Sexi y toda una serie de edificaciones anteriores a la excavación. Sobre la cresta de dicha colina hay una serie de chalets construidos antes de que se practicara la excavación. Entre estas edificaciones hay una casa-chalet donde se han encontrado elementos que son muy similares a los hallados en la etapas de excavación desde el año 1.979. Los materiales que se van a mostrar en esta publicación fueron encontrados en el rebaje de terreno que se llevó a cabo en una de esas viviendas desde años muy anteriores a que se iniciara la excavación oficial de los terrenos libre de esa colina. Se van a mostrar tal como se han conservado hasta el momento, y muestran una variedad muy semejante a los últimamente localizados. En fechas de la construcción de los restantes chalets han aparecido materiales cuyo fin se desconoce, pero que debían ser de una tipología muy similar a los nuevos hallados hace pocos años. Y una de las novedades entre los conjuntos de elementos de ajuar, es la aparición de piezas que no han sido detectadas recientemente. Objetos relacionados con la vida y trabajo de los fenicios que por estos lugares pudieran establecerse. Resulta muy extraño que en un espacio de unos 500 m2 se hayan obtenidos piezas diferentes a las habituales en el nuevo proceso de excavación.

Como se irá viendo, los movimientos de tierra en las antiguas construcciones de viviendas, se han detectado la presencia de tumbas de tamaño mayor a las habituales. Se han comentado hallazgos insospechados de tumbas similares de la 1E de la cima de la colina. Incluso se rumoreó la aparición de elementos sepulcrales de mayores y variadas proporciones; y es posible que algunos de los hallazgos de restos de construcciones fenicias, puedan pertenecer a una de las supuestas tumbas de grandes proporciones, pero que suponemos, porque no se ha visto ni localizado, su existencia debido a la gran cantidad de tumbas excavadas hasta el momento. Tumba de corredor, de ciertas proporciones, 4C, tumba de pozo con hipogeo 1E. Pero los rumores de otras ocultas se oyeron al inicio de la excavación oficial.

Otro fenómeno extraño es la cantidad de algunas de las piezas halladas, como ungüentarios mejor conservados y más numerosos que los encontrados hasta el momento, al igual que elementos específicos de la profesión tan practicada por los fenicios en aquellos momentos: la pesca. Tan extraño resulta esta novedad que no deja de sorprendernos, porque, en los tres años de excavación, no han aparecido ni uno sólo de este tipo.

RELACIÓN DE MATERIALES PARALELOS A LA EXCAVACIÓN GENERAL DE PUENTE DEL NOI

Fot 1.- Esta imagen refleja uno de los momentos en que se realizaron excavaciones fuera del contexto de las practicadas en el terreno conocido como Puente del Noi. Y aparecen los mismos fenómenos que se han mostrado posteriormente en la excavaciones oficiales. El corte lateral muestra la linde con el terreno de nuestras excavaciones, donde, en otros momentos, se verán los materiales comunes de todo este recinto. La excavación se hizo con criterio aceptable a pesar de que el terreno no permitía cuadricular con exactitud las catas donde van a ir apareciendo la gran variedad de materiales comunes a todo este espacio.

Foto 2.- En esta imagen se observa la delimitación entre la zona B de las excavaciones oficiales y su dirección hacia la cresta superior donde, al parecer, en tiempos pasados aparecieron elementos poco corrientes en tipología de enterramiento. Debajo de un chalet de la parte superior, cuando se hicieron los cimientos, se descubrió, según cuentan los antiguos propietarios, un enterramiento de dimensiones superiores a todos los hasta ahora conocidos. Y probablemente, los materiales de una probable construcción de monumento funerario, tenga que ver con los restos encontrados en este espacio que mostramos. Es muy probable que tenga que ver con ello. De la hipótesis se puede pasar a la verdad o tesis. Pero no estamos del todo seguros y podría ser material de una tumba monumental existente en este mismo terreno.

Foto 3.- En este corte entre terrenos de distintos propietarios, podemos observar el mismo fenómeno del sector B; Los restos de la tumba profunda nos muestra en su cabecera cómo una tumba nueva posterior la ha interrumpido. Lo que demuestra, en parte, que la intensidad de localizaciones de tumbas en esta parte antigua del terreno, era tan densa como las antes citadas.

LEONES DECORATIVOS DE UN MONUMENTO FUNERARIO FENICIO

Foto 4.- Las dos imágenes que se van a mostrar secuencialmente nos indica que los nombrados leones fenicios se encontraban, años atrás, en el jardín de este vivienda. La cara del león está desgastada por las circunstancias que en se encontraba este elemento: bastante deformado.

Figura 5.- Vista del mismo león, de perfil, en el que se aprecia bien las patas delanteras y traseras. La parte posterior carece de forma haciéndonos ver que se encontraba adosado a una supuesta esquina frontal del probable monumento funerario. Está revestido de un material similar al estuco, pero se cree que es alguna mezcla de cal y argamasa.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img661-2-copia.jpg

Foto 6.- Esta imagen nos muestra en color, el tipo de material de su revestimiento. Es la figura que hoy se encuentra en el Museo Arqueológico Local de Almuñécar. Y da la impresión que la figura en blanco y negro es más expresiva que la que se encuentra expuesta.

Foto 7.- Esta pieza, según la opinión de quien la encontró, persona muy culta, se pensaba que es parte de otro de los leones que se encontraban formando el monumento funerario. Y estamos convencidos de que tiene razón: la pieza que formaría parte de una de las dos esquinas de ese monumento. Pero que se encuentra bastante deteriorado porque tal vez ha rodado mucho o ha sufrido en el saqueo que toda esta zona ha sufrido desde la época antigua de la zona de Puente del Noi. Personalmente estoy convencido de que, quien la encontró, tiene razón: formaba parte de un monumento; no era una piedra de cubrir tumbas, sino parte de la decoración funeraria.

Foto 8.- Aquí mostramos uno de los trozos de piedra caliza que, probablemente, formara parte de una de las esquinas del monumento funerario en este terreno. Se observa como una especie de canal sobre el que podría colocarse uno de los leones.

Foto 9.- Con esta foto podemos observar que el material de que está hecho es el mismo que se ve tanto en el león entero como en el probable trozo de presentamos.

Foto 10.- Esta imagen se puede entender como otros de los elementos angulares que formaran el pie y esquinas de la tumba funeraria. La parte central derecha tiene un diseño como indicado para que encajara una de los piezas decorativas del monumento funerario.

Foto 11.- Esta pieza, del mismo tipo de material, está tallada como para que, sobre ella, se encajara una de las supuestas figuras del monumento funerario. Si se comparan las anchuras de todas estas piezas, puede comprobarse que están talladas para que los elementos decorativos encajen a la perfección haciendo juego sobre el monumento. Sólo basta superponerlos.

Foto 12.- Esta pieza semicircular es un tanto misteriosa. Hemos visto su imagen tanto en el Museo Local como en casa de un particular. Hoy se encuentra en este museo. Su material es el mismo de las piezas anteriores. Podía formar parte de la hornacina destinada al difunto.

Este dibujo puede servir de ejemplo para afirmar que debieron existir tumbas con monumentos funerarios cubriendo la sepultura. Quiero recordar que los sillares abundaban apilados junto al muro de la finca conocida como La Cerca. Después, probablemente fueron reutilizados en casas nuevas que se construyeron en sus cercanías; y otros sillares podían proceder de la tumba con dromos (4C), porque este elemento funerario está construido de sillares, de los que faltan gran cantidad.

ELEMENTOS ARQUEOLÓGICOS HALLADOS EN LAS EXCAVACIONES DE ESTE TERRENO.

TIPOLOGÍA DE LAS PIEZAS HALLADAS

Jarra fenicia

Foto 13.- Jarra de borde con sección triangular, con asa que empieza en la boca y termina por encima del centro del vientre de la misma. Su fondo termina con base plana. El color es anaranjado y con excrecencias blanquizcas. No ha sido retocada, y conserva su antiguo estado original. Apareció muy fracturada, pero pudieron recomponer su forma. Su fondo es plano. Su fecha de fabricación se remonta a la primera parte del siglo IV a. de C.

Foto 14.-Ungüentario helenístico globular completo, cuerpo casi esférico, y cuello largo, zona de vástago y pie triangular. Color anaranjado, borde exvasado y de forma triangular. Cronología: final del siglo V a. de C.

Foto 15.- Ungüentario helenístico, fusiforme, se sección triangular, vástago y pie troncocónico, cuello cilíndrico largo, cuerpo de forma de huso, color marrón desgrasado, con cavidad interior hasta llegar al vástago, largo y macizo. Cronología: finales del siglo III a. de C.

Foto 16.- Ungüentario helenístico, fusiforme, borde exvasado, rectilíneo, cuello largo y estrecho, macizo hasta el vientre; comienzo del vástago macizo y pie troncocónico. Color anaranjado con cambio de tonalidad por efecto del contexto. Cronología: finales del siglo III, principio del siglo II a. de C.

Foto 17.- Ungüentrario helenístico, tipo fusiforme, borde de sección triangular, cuello alargado, vástago macizo y pie troncocónico; color anaranjado claro. Cronología: comienzo del siglo II a. de C.

Foto 18.- Ungüentario helenístico, tipo fusiforme, cuello alargado, vástago macizo, pie troncocónico. Color anaranjado. Cronología principiios del siglo II a. de C.

Foto 19.- Ungüentario helenístico, tipo fusiforme, cuerpo en forma de huso con la cavidad interopr hueca hasta el vástago que es macizo, con pie troncocónico. Coloración anarajada-marrón. Cronología: finales del siglo IV , principio del III a. de C.

Foto 20.- Ungüentario helenístico, borde triangular, cuello cilíndrico alto, cuerpo fusiforme que llega hasta el vástago macizo y pie troncocónico. Color anaranjado weis; cronología: principio del siglo III. a. de C.

Foto 21.- Ungüentario helenístico forsiforme, vástago macizo y pie troncocónico. Color anaranjado claro. Su cronología es de finales del siglo III a. de C.

Foto 22.- Ungüentario helenístico fusiforme, cuerpo triangular, vástago macizo y pie troncocónico. Color anaranjado. Cronología: mitad del siglo III a. de C.

Foto 23.- Ungüentario helenístico, corte triangular, vástago macizo y alargado con pie troncocónico. Color anaranjado claro. Cronología: aparecen durante todo el siglo II a. de C.

Foto 24.- Ungüentario helenístico, tipo fusiforme, cuello largo, vástago macizo hasta el pie, que es troncocónico. Color anaranjado irregular por posible incineración. Cronología: se sitía entre finales del siglo III y comienzos del II a. de C.

Foto 25.- Ungüentario helenístico fusiforme, borde de sección triangular, cuello largo y cilíndrico, cuerpo con cavidad interior hasta el vástago y pie bitroncocónico. Color anaranjado oscuro. Cronología: siglo II a. de C.

Foto 26.- Ungüentario helenístico fusiforme, vástago macizo hasta el pie, troncocónico. Color anaranjado claro. Cronología: siglo III a. de C.

Foto 27.- Ungüentario helenístico, fusiforme, vástago macizo hasta el pie troncocónico. Cronología: finales del siglo III y comienzos del II a. de C.

Foto 28.- Ungüentario con forma bulboide; de pequeñas dimensiones, entre 8 y 12 cm. Su base es plana. Cronología: siglo I a. de C.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img696-1.jpg

Foto 29.- Ungüentario de forma bulboide, cuello corto, borde exvasado, base plana. Cronología: Siglo I. a. de C.

Foto 30.- Ungüentario de tipo romano, con forma bolboide y base redondeada, base plana y cronología similar al anterior: segunda mitad del siglo I a. de C.

Foto 31.- Ungüentario de forma bulboide, de origen romano, con extremo exvasado, cuello largo y bulbo de la misma dimensión. Base plana. Cronología: segundo mitad del siglo I a. de C.

Foto 32.- Ungüentario de tipo bulboide, de origen romano, extremo exvasado, y base plana. Cronología: siglo I a. de C.


JARROS

Foto 33.- Jarro de cuerpo bitroncocónico, borde exvasado, color anaranjado, pie plano. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 34.- Jarro de cuerpo bitroncocónico, borde exvasado, asa elevada sobre el borde y termina sobre la base del cuello, pie plano. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 35.- Jarro de cuerpo bitroncocónico, borde exvasado, asa elevada sobre el borde y terminada por encima del vientre. Cronología: Igual que la imagen anterior.

Foto 36.- Jarro de la misma forma que la anterior, con cronología idéntica.

Foto 37.- Jarro bitroncocónico, borde exvasado, asa sobrealzada en el borde y elgo ensanchada sobre la parte superior del vientre. Cronología igual que la anterior.

Foto 38.- Jarro bitronococónico, borde exvasado, asa sobrealzada y terminada sobre la mitad del vientre. Color anaranjado y cronología igual al anterior.

Foto 39.- Jarro bitroncocónico, asa por encima del vientre y algo elevada sobre el borde. De la misma cronología que el anterior.

Foto 40.- Jarrito de forma casi cilíndrico, borde exvasado y asa que nace sobre el mismo borde y termina casi en el centro del vientre.. Cronología: primera mitad del siglo III a. de C.

Foto 41.- Jarrito de forma casi tubular o cilíndrico, aunque la parte superior es troncocónica, borde exvasado y asa que parte desde el mismo borde y llega hasta el centro superior. Cronología: segunda mitad del siglo III a. de C.

Foto 42.- Jarrito de forma tubular-cilíndrico, borde exvasado, asa algo realzada y termina en el centro del vientre: Cronología. primera mitad del siglo III a. de C,

Foto 43.- Jarrito de forma tubular en su mitad inferior, y troncocónica en la superior, borde exvasado y asa que parte desde el borde algo realzada y termina en la mitad superior. Cronología: primera mitad del siglo III a. de C.

Foto 44.- Jarrito de forma tubular-cilíndrico, desde el asa hasta arriba troncocónico, borde exvasado y asa ligeramente realzada que baja hasta casi el vientre, color anaranjado. Cronología: primera mitad del siglo III a. de C.

Foto 45.- Jarrito con forma cilíndrica inferior y troncocónica superior. Borde exvasado y asa que empieza en el borde y termina muy cerca del cuello. Color anaranjado-rojo. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 46.- Jarrito de forma cilíndrica en su mitad inferior, y troncocónica en la superior. Borde exvasado y asa ligeramente sobrelazado que termina sobre la parte tubular. Color anaranjado-marrón. Cronología: segunda mitad del siglo III a. de C.

Foto 47.- Jarrito con la parte inferior cilíndrica, y la mitad superior troncocónica. Asa ligeramente sobrealzada en el borde y terminando en el tercio superior, color marrón-anaranjado. Cronología: segunda mitad del siglo III a. de C.

Foto 48.- Jarrita bitroncocónica, borde exvasado y asa bien sobrealzada que termina a la altura del cuello, color marrón anaranjado. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 49.- Jarrita de cuerpo bitroncocónico, cuello exvasado, asa sobrealzada que termina cerca del borde. Base plana triangular, color anaranjado. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 50.- Jarrita de las mismas características que la anterior. Cronología la misma.

Foto 51.- Modelo de jarrita de la misma factura que la anterior, igual que su cronología.

PLATOS

Foto 52.- Plato de tipo campaniense con borde hacia arriba y decoración central. Su cronología es del siglo IV a. de C.

Foto 53.- Plato de forma plana con pocico en la parte central. Datacion: siglo III a. de C.

Foto 54.- Plato con fondo en forma de pocico, color anaranjado y pie indicado, borde exvasado hacia abajo. Cronología del siglo II. a. de C.

Foto 55.- Plato de borde exvasado hacia abajo y pocico central. color anaranjado claro. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 56.- Plato de borde exvasado hacia abajo y pocico central, color anaranjado. Misma cronología.

Foto 57.- Plato con las mismas características de los anteriores.

Foto 58.- Plato de las mismas características anteriores.

Foto 59.- Plato de borde exvasado hacia abajo y pocico central, color anaranjado y cronología del siglo III a. de C.

Foto 60.- Plato con arandela de borde ensanchada y exvasado, color anaranjado. Cronología: segunda mitad del siglo II d, de C.

Foto 61.- Plato de borde vuelto hacia abajo, con pocico central. Color marrón-anaranjado. Cronología: primera mitad del siglo II a. de C.

Foto 62.- Huevo de avestruz utilizado como elemento de ajuar funerario. Por contexto arqueológico se puede datar en la primera mitad del siglo IV.

Foto 63.- Ollita de cerámica con doble asa y tapadera.

Foto 64.-Vista vertical de la pieza anterior. Sin contexto.

Foto 65.- Tapadera de la ollita de cerámica.

Foto 66.- Ánfora de doble asa adherida al cuello y al borde de forma troncocónica de origen romano. Sin contexto.

Foto 67.- Vasija sin asa con borde exvasado y cuello cilíndrico. Se puede considera romana; de color marrón anaranjado.

Foto 68.- Vaso de cerámica aretina con borde realzado, color marrón claro e inscripción en el centro. Sin contexto. Cronología: finales del siglo I a. de C.

Foto 69.- Detalle central de la pieza anterior donde se aprecia el sello del ceramista (VOLVSI). Siglo I d. de C.

Foto 70.- Cazoleta romana con borde resaltado; color marrón claro. Sin contexto.

Foto 71.- Cazoleta de características similares a la anterior.

Foto 72.-Cuchillo de piedra caliza, o sílex, sin contexto arqueológico.

Foto 73.- Piedra marmórea, de todo grisáceo probablemente usada para curtir pieles, o triturar grano.

Foto 74.- Piedra redondeada con pulimento basto, destinada a la molida de grano o curtido. Sin contexto.

Foto 75.- Detallle de color de la pieza anterior.

Foto 76.- Parte superior de un clavo de hierro. Sin contexto.

Foto 77.-Clavo de diferente formato, parte superior con cabezal. Sin contexto.

Foto 78.-Fuente de estilo campaniense, con pie plano y fondo de reborde destacado. Cronología: siglo II d. de C.

Foto 79.- Pieza de collar- Siglo V a. de C.

Foto 80.- Concha marina sin contexto.

Foto 81.-Elementos marinos utilizados para las redes de pesca. No hay paralelos en toda la necrópolis Puente del Noi.

Foto 82.- Piezas marinas utilizadas como plomadas en las faenas de pesca marina. Son de cerámica. Sin contexto.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img705-copia.jpg

Foto 83. Elementos marinos similares a los anteriores.

Foto 84.- Piezas de material rocoso de uso doméstico. Sin contexto.

Foto 85.- piezas de collar.

Foto 86.-Pieza de collar.

Foto 87.– Pieza de collar.

Foto 88.- Amuleto.

Foto 89.- Pieza de pedestal probablemente encajada con la pieza de la figura anterior.

Foto 90.- Objeto doméstico.

Foto 90.- Este parte forma conjunto con la anterior encajando sobre la parte superior.

LUCERNAS DE A. BERRIO.

Foto 91.- Lucerna bicorne. Cronología: primera mitad del siglo IV a. de C.

Foto 92.- Lucerna fenicia de un solo pico. En la parte del vientre se observa una ranura circular y en la base del pico se puede identificar aún parte de la mecha enroscada, y agujero del pico alargado, color marrón anaranjado. Cronología: fechada a principios del siglo IV a. de C.

Foto 92.- Lucerna fenicia similar a la anterior. En la parte media posterior se observan dos conatos de orejas para sujetarlas o moverlas. Ranura circular a la altura de la panza. Se puede fechar también a principios del siglo IV.

Foto 93.- Lucerna de un pico con el mismo grosor entre la base del aceite y el pico. Tiene pie de base circular. Tonalidad marrón oscuro y restos de mecha en torno a la base del pico. Cronología cercana al siglo VI a. de C.

Foto 94.- Lucerna con las mismas características del tipo anterior, aunque con el pico más corto y sin restos de mecha. Cronología siglo VI. a. de C.

Foto 95.-Lucerna fenicia con cuerpo circular y pico poco pronunciado. Coserva restos de la combustión. Cronología: siglo II a. de C.

ALGUNAS DE LAS MONEDAS FENICIAS DE BRONCE APARECIDAS EN CASA DE A. BERRIO

Foto 96.-AE. Anverso: Hercules-Melkart. Siglo II a. de C.

Foto 97.-AE. Reverso. Dos atunes a izda. Leyenda fenicia partida ilegible. En el centro: disco solar con 8 rayos a izquierda. A derecha, creciente lunar a izquierda con punto.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 5img702-2.jpg

Foto 98.- AE. Cabeza de Hércules Melkart a izquierda, cubierta con piel de león y maza detrás. Anepígrafa.

Foto 99.- AE. Reverso. Dos atunes a izquierda, leyenda partida (samek-caph-samek; arriba MP`L). En el centro: creciente lunar a izquierda con punto; a derecha, disco solar con seis rayos.

Foto 100.- AE. Cabeza de Hércules Melkart con piel de león y maza detras.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es img754.jpg

Foto 101.- AE. Reverso. Dos atunes a izquierda, leyenda partida casi ilegible. En el centro creciente lunar a derecha con punto central; a izquierda, disco solar con ocho rayos.

Foto 102.- AE. Cabeza de Hércules Melkart a izquierda, cubierta con piel de león y detrás, maza

Foto 103.- AE. Reverso: dos atunes a izquierda. Leyenda partida: abajo: SKS (samek-Kaph-Samek; arriba MP`L. En el centro: Disco solar a izquierda con siete rayos, creciente lunar con punto a derecha.

Conclusión.

Los materiales que acabamos de exponer de forma detallada, pero sin referencias paralelas, constituye un conjunto inédito de elementos arqueológicos en el que nos hemos empeñado en localizar y tratar de incluirlos en el conjunto total de la Necrópolis Puente del Noi en Almuñécar, iniciada en 1979.

Hemos expuesto nuestro punto de vista sin hacer referencia directa a los diversos autores que han trabajado estos materiales a lo largo de todo el Mediterráneo. Los materiales se copian y eso hace que aparezcan ejemplares similares, pero no fabricados bajo el mismo patrón. De ahí las variantes y los herrores más o menos numerosos que se vienen cometiendo con bastante frecuencia. Exponemos lo que se ha encontrado y se trata de establecer una cronología y tipología acorde con todos los materiales aquí hallados desde fechas antiguas.

No obstante queremos destacar los numerosos autores que han trabajado y trabajan sobre este tema, que tantas y variadas opiniones han expresado desde que se iniciaron de forma científica el estudio de las diferentes localidades que han proporcionado tanto centros y materiales.

BIBLIOGRAFÍA GENERAL

Acquaro, E., Moscati, S. Uberti, M.L. Anecdota Tharrica, CNR. Roma, 1975.

Acquaro, E., Uova dipinte di Cartagine. Roma, 1980.

Acquaro, E. Olbia II, 1978.

Almagro, M. La cerámica gris focense en Occidente. Rivista di Studi Liguri. 1949. Id. Las necrópolis de Ampurias. Barcelona, 1953.

Almagro Gorbea, M. El Bronce final y el Período horientalizante en Extremadura. B.P.M. Madrid, 1977.

Almagro Gorbea, M. J. Corpus de las terracotas de Ibiza. Madrid, 1980.

Amasasi, M.G., Barreca, F., Garbini, G., Fantar. M eD., Sorda, F. Monte Sirai, Roma, 1966.

Amadasi. M. G. Barreca, S., Garbini, G., Fantar, M. eD., Sorda, S. Monte Sirai. Roma, 1966.

Arribas, A., Arteaga, O., El yacimiento fenicio de la desembocadura del río Guadalhorce, (Málaga). Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada. Serie monográfica, 1975.

Astruc, M. La necrópolis de Villaricos, 1951.

Astruc, M. Traditions funéraires du Carthage. Cahiers de Byrsa, 1956. Id. Supplement aux fouilles de Gouraya, 1954.

Bartoloni, P., Gli amuleti punici di Tofet di Sulcis. Rivista di Studi Fenici, 1973.

Belén, M., Fernández Miranda, M., El fondeadero de Cales Coves. 1979.

Benoit, F. Recherches sur l`hellenisation du Midi de la Gaule. Aix en Provence. 1965.

Bisi, A.M. Lilibeo, Roma, 1.971.

Blanco, A., Luzón, J. M., Ruiz Mata, D. Panorama tartésico en Andalucía Occidental. Barcelona, 1969.

Bláquez, J. M., Luzón, J. M., Gómez, F., Klaus, K. Las cerámicas del Cabezo de San Pedro. Huelva Arqueológica, 1970.

Ciasca, A., Tusa, V., Uberti, M. L. Mozia. VIII, 1973.

Ciasca, A. Scavi alle mura de Mozia. Rivista di Studi Fenici. 1977.

Ciasca, A. et alii. Mozia, Roma, 1978.

Cintas, P. Fuilles puniques à Tipasa. Revue Africane. 1949.

Cintas, P., Gorber, E. G. Les tombes puniques du Jbel-Miezza. 1939.

Cuadrado, E. Precedentes y prototipos de la fíbula anular hispánica, Madrid, 1963.

Cuadrado, E. Ungüentrios cerámicos en el mundo ibérico, A. E. A. 50-51.

Delattre, R. P. La nécropole punique voisine de la colline de Sainte Monique. París, 1900.

Forti, L. Gli unguentari del primo periodo ellenistico. Nápoles, 1063.

Gauckler, P. Necropoles puniques de Carthage, París 1915.

Gsell, Stephan, Fouilles de Gouraya. Paris, 1903.

Jodin, A., Mogador. Comptoir phénicien du Maroc atlantique. 1966.

Kara georgis V., Kition. Mycenaean and Phoenician Discoveris in Cyprus. Londres, 1976.

Lamboglia, L., Per una clasificazione preliminare della ceramica campana. Bordighera, 1952.

Levi, D., La necropole puniche di Olbia, Studi Sardi.

Maynor Bikay, P. The pottery of Tyre. 1976.

Menéndez Pidal, R. Historia de España. España Protohistórica, Madrid, 1958.

Merlin, A, Drappier, L. La nécropole punique d`Ard El Kheraib à Cathage. París, 1909.

Molina, F. Huertas, C. El corte estratigráfico E-14 en Tharros. Rivista di Studi Fenici. 1982.

Molina, F. Los ungüentarios del templo de Junio-Gabina.

Morel, J. P. Céremique à vernis noir du Maroc. Antiquités Africaines. 1968.

Pellicer, M. Excavaciones en la necrópolis púnica «Laurita» del Cerro de San Cristóbal (Almuñécar, Granada), 1963.

Pellicer, M. Tipología y cronologia de las ánforas prerromanas del guadalquivir, según el Cerro Macareno (Sevilla). 1978.

Pérez Cabrero, A. Ibiza Arqueológica. Barcelona, 1911.

Petrie, W, Amulets, Londres, 1972.

Ponsich, M. Nécropoles phéniciennes dans la región de Tanger, E.P.A.M.. 1968.

Pritchard, S. B. Sarepta. Pensylvania, 1975.

Quattrocchi Pisano, G. I gioeilli fenici di Tharros nel Museo Nazionales di Cagliari. C.N.R. Roma, 1974.

Ramón, J., La producción anfórica púnica-ebusitana, Ibiza, 1981.

Reisner, G.A., Amulets, Catalogue géneral des antiquités Égyptiennes du Musée du Caire. El Cairo, 1907.

Rodero, A. Colección de cerámica punica de Ibiza en el Museo Arqueológico Nacional. Madrid, 1980.

Schubart, H., Niemeyer, H.G. Trayamar. Los hipogeos fenicios y los asentamientos en la desembocadura del río Algarrobo. E.A.E. 1976.

Schubart, H. Morro de Mezquitilla. N.A.H. 1979.

Schubart, H, Niemeyer, H. G. Pellicer, M. Toscanos. La factoría paleopúnica de la desembocadura del río Vélez. E.A.E. 1969.

Siret, L., Villaricos y Herrerías. antigüedades púnicas, romanas, visigodas y árabes. 1908.

Taramelli, A. La necropoli punica di Predio Ibba a S. Avendrace. Cagliari. Roma, 1912.

Uberti, M, L, Profesora de la Universidad de Bolonia, estudio sobre las joyas.

Vegas, M., Cerámica común romana del Mediterráneo Occidental. Barcelona, 1973.

Vercouter, J. Les objets égyptiens et égyptisants du mobilier funeraire carthaginois, París 1945.

Villar, F., La ceramique grecque à Marseille. París, 1960.

Vives y Escudero, A.. Estudio de la Arqueología Cartaginesa. La Necróplolis de Ibiza. 1.971.

Vuillemont, G. La nécropole punique de phare dans l´ile de Rachgount. Orán. Libyca III, 1975.

Whitaker, J, I. S., Motya a phoenician colony in Sicily. Londres, 1921.

Dr. Atonio Ruiz Fernández.

Granada, 17-02-2022.